lunes, 2 de febrero de 2009

hola depresión, soy más fuerte que tú


Ya nos hemos dado la oportunidad de quitarnos la culpa de lo que nos ocurre, porque sabemos no somos débiles, sino que estamos enfermos. Ya nos hemos concienciado de que, además de los medicamentos, se pueden hacer otras cosas para mejorar de lo que se padece (de hecho ya lo estás haciendo...). Ahora vamos a comprobar que, en realidad, somos más fuertes que la depresión, aunque no podamos vencerla en un sólo día, ni con una sola decisión.

Sigue poniéndote objetivos como indicamos en el último post, algo que sea sencillo. Recuerda que todos los aprendizajes llevan su tiempo, tanto para entender los contenidos, como para que vayan haciéndose efectivos en nosotros. No se aprende a nadar en un día, aunque hayamos aprendido y decidido que podemos nadar. No se aprende inglés en un día...pero al tiempo, podemos nadar y hablar inglés.

Ponte ese objetivo que parezca pequeño cada día, cada rato que puedas, es lo más importante de tu vida en estos momentos, no lo dejes pasar, céntrate en este esfuerzo. Es importante que no te propongas más de aquello a lo que puedes llegar, no seas injusto contigo. En realidad, de lo que se trata es de que compruebes que si te pones un objetivo, y te centras en conseguirlo, lo llevarás a cabo. Es mejor que ese objetivo sea el que tú consideres adecuado para TUS PRIMEROS PASOS HACIA EL "SÍ QUE PUEDO". Se trata de que aprendas que eres más fuerte que eso que ahora te domina, aunque te lleve tiempo quitártelo de encima, paso a paso, ganarás tú. No se trata de estar bien en la primera batalla, sino de ir siendo consciente de que se avanza, de que se puede.

Se trata de ir practicando poco a poco la forma de conseguir que nuestra voluntad se anteponga a la de la enfermedad. Ahora el punto fundamental es seguir luchando, seguir fortaleciéndonos.
Cada vez que ganes cualquier pequeña batalla, te dices, "hola depresión, soy más fuerte que tú", lo llevas claro, saldrás de aquí... es un modo efectivo de no dejar de sentir que hemos vencido en cada pequeña lucha. Es habitual intentarlo, y olvidar felicitarnos o no darle la importancia suficiente. Pues aquí es lo más importante.

Perderemos algunas, pero todas la ganadas son sustos que le damos al bicho de dentro (a eso que nos pasa sin haberlo elegido, sin saber por qué y a lo que le hemos declarado la guerra), que se irá según vaya viendo el tamaño de tus dientes.

6 comentarios:

Inmi (foro de depresion) dijo...

MUCHAS GRACIAS ESTELA ALVAREZ.

Soy Inmi.LLevo sufriendo depresiones recurrentes acompañadas de fobia social.Y lo peor LA CULPA SIEMPRE ME HA ACOMPAÑADO ,HA SIDO Y SIGUE SIENDO MI FIEL COMPAÑERA.

Me ha gustado mucho y me ha servido de gran ayuda leerte.POR QUE NO LE DECIMOS A UN DIABETICO QUE SE CURE,QUE TIENE MOTIVOS POR LOS QUE LUCHAR??? ES LA DEPRESION UNA ENFERMEDAD QUE NOS BUSCAMOS NOSOTROS???( llevas toda la razón,nunca se le tiene "pena" a una persona con depresión,cuando es algo que aunque no se ve ,conlleva un sufrimiento tan grande como para en ocasiones querer "dejar de vivir",pero claro ,éso no se ve...)

DE NUEVO MIL GRACIAS POR TUS PALABRAS.

Estela dijo...

Hola Inmi,
muchas gracias.

Un abrazo y bienvenida

rosinha dijo...

hola...
soy Jamily...
llevo con una depresion muy fuerte... no se que hacer para salir de eso...
ya fue a un especialista pero nada..
bueno gracias por la ayuda..
abrazos..

Estela dijo...

Hola Rosinha,

lo primero que hay que hacer para salir de la depresión es darse cuenta de todo lo que se pierde con ella. Ya sé que en principio parece que no puedes hacer nada, que no puedes salir de ahí. Pero como puedes leer en algún post, son sólo fantasmas, que te llenan de miedo. Cuesta mucho, eso está claro, pero puedes enfrentarte, aunque sea levantando un dedo. Un pequeño gesto que signifique: voy a luchar contra ti. Esa actitud es fundamental. Sé que no tienes fuerza, sé que crees que esto te vence, pero cada vez que lo creas Rosinha, levanta el dedo, aunque sea poco y despacio. Será un símbolo para ti que significará, no me he rendido.
A partir de ahí empieza a luchar poco a poco, a partir de ese pequeño gesto le has dicho al fantasma que nos asusta e inmoviliza: sigo aquí, estoy aquí, tú me anularás, aunque ahora tenga poca fuerza la dedicaré toda a lucharte.
Si puedes, piensa todo lo que vas a perder, piensa en lo que más quieres y cómo te lo pueden quitar por ser alguien que no consigue ahora dominar su vida. Te aseguro que te saldrán fuerzas de dentro por no perderlo.
Un secreto: lo más grande que tienes eres tú. Eso es a lo que te debes agarrar, no a nadie ni a nada, sino a ti.
Puedes Rosinha, sólo levanta un dedo cada vez que creas que no. Al tiempo te levantarás entera y echarás a andar hacia delante.
Mucho ánimo y bienvenida.

fabiana dijo...

hola,necesito que alguien me ayude,estoy colgada de un hilo que en cualquier momento se corta,ya nada me importa,solo me mantiene en pie mi hijo,siento que nadie me ve,ni a nadie importo,todos me estiran de un lado para el otro,mi cuerpo no da mas,nadie lo ve ,todos me exigen mas,piensan que solo es cuestion de voluntad¡¿de que voluntad me hablan si ya no tengo voluntad de vivir?,que puedo hacer para que me vean y me ayuden,para que se den cuenta que existo y necesito ayuda y comprension?que esto que me pasa no lo puedo manejar,¿alguien puede ayudarme?gracias,mil gracias

ESTELA ÁLVAREZ estelaalvarez35@yahoo.es dijo...

Hola Fabiana,

ese hijo es lo que puede hacer que decidas seguir adelante y tomar una decisión en tu interior, aunque a día de hoy no creas que tienes fuerzas, y decidir que merece la pena estar de otro modo, no ya por él, sino porque si no tú te lo vas a perder a él, a su crecimiento, sus momentos preciosos. Tienes que estar bien para disfrutar de él. Y esa decisión aunque ahora no sepas de dónde podrán salir las fuerzas, sólo la puedes tomar tú. Voy a mejorar porque no me quiero perder a mi hijo.

Por otra parte, si la gente no ve lo que te ocurre, ve a un psiquiatra, con tranquilidad y que te dé un diagnóstico de que ahora tienes depresión. Si es posible que también te dé unas pautas a seguir, por escrito, por ejemplo tranquilidad, poca presión, cuidarte, descansar, etc. Eso se lo puedes enseñar a tu familia.

En tercer lugar, puedes enseñarles este blog, escrito por gente que ha pasado lo que tú. En él pone que uno no puede, aunque quiera mejorar de repente; pone que es difícil llevar esta situación, aunque se puede y se sale. Pone también que uno no ha querido entrar en esto y que lucha cada día por no estar así. Nadie estaría así si pudiera...

Puedes, por último, enseñar a tu gente este comentario escrito por mí para ellos, para que te comprendan y te ayuden a salir de algo que tú eres la primera que no desea.
No es tan sencillo, no sabes por qué has entrado ahí y nadie lo ve como una enfermedad que padeces, no elegida.
Si tuvieses diabetes te entenderían mejor y no te dirían lucha más para no tenerla.
Lo que no ven es que estás enferma. Temporalmente enferma, y que no es tan sencillo salir de ahí, aunque sí es posible, sobre todo si ellos valoran cada pequeño logro que hagas, y no te exigen demasiado.

Un abrazo y bienvenida