jueves, 8 de enero de 2009

Conectarse a uno mismo


Como ya hemos comentado, el problema fundamental de la depresión es que nos desconecta de la realidad. No vemos la viveza de lo que pasa alrededor, ni siquiera llega bien el afecto de los cercanos. Ni nuestra propia forma de ser la vemos ya con claridad.
Nos recordamos de lejos, pero no somos ahora la misma persona. Ya no se sabe exactamente cómo se es, quién se es. Esto es bastante duro para cualquiera. Estás perdido en el mar, y el malo de la película eres tú. Tú quien se dejó allí, tú quien no sabe volver, tú quien no supo navegar...es desesperante. Hay algo bueno en todo esto, aunque tú no lo sabes, y es: que es FALSO, pero tú lo vives así y a veces los de tu alrededor también te hacen sentir así.

Es importante encontrar el camino de vuelta a nosotros mismos, como todo, poco a poco. No es sencillo, se dará a base de pequeños pasos. Además hay que tener en cuenta que en ocasiones una situación externa nos está influyendo para sentirnos mal (una perdida, un maltrato, una enfermedad de alguien cercano, etc.). Aún así, todo ello es susceptible de arreglarlo en lo posible, y en lo que no, de ser dejado en una parcela aparte de nosotros mismos, y vivirlo en su medida, sin que invada a toda nuestra personalidad, a todo nuestro tiempo. Puede que parezca imposible, incluso injusto (cómo voy a dejar de pensar en la enfermedad de mi madre...por ejemplo), sin embargo, lo realmente injusto es dejar que se vaya toda nuestra vida. No somos menos responsables de nuestro deber por ocuparnos de él, pasarlo mal por él, ser conscientes de él y, además, seguir adelante con nuestra vida.

El modo de reconectarse con uno mismo es buscando resquicios en los que nos sintamos más cerca, más reales, o más tranquilos, o más contentos...ALGO. Momentos en que sintamos algo.
Es similar a la idea de cuidar de nosotros mismos. El objetivo era buscar cosas que nos agradasen, puntos en los que nos encontrásemos a nosotros mismos. Puede ser estar con nuestros hijos, cocinar, puede ser tomar una decisión pequeña como comprar algo concreto que nos identifica con una forma de ser con la que siempre soñamos. Sé que esta información es poca ahora, que no es una solución inmediata, pero es que no la hay. Lo que hay es un camino en el que ir tomando pistas de lo que ocurre, de qué nos puede ayudar, según sea y esté cada uno. Con todo, se hará una nueva idea de ti mismo y de cómo llegar hasta ti, de nuevo.
A veces la respuesta está oculta en nosotros, la sabemos, pero no nos atrevemos a verla, a cambiar lo que no nos gusta y acabamos tristes sin saber por qué. Por ello, un buen ejercicio es la introspección, pero no para pensar, sino para sentir. Tampoco para sentirnos mal, sino para buscarnos. Parar, estar serenos, mirarnos, recordar que somos los únicos responsables de nosotros mismos, dibujar la vida que querríamos, y, paso a paso, andar hacia ella. En ocasiones, hay que parar para avanzar.
Lo más importante de todo lo que avancemos, de cualquier sensación optimista, agradable, esperanzada, de cualquier paso adelante, de cualquier gana de hacer "algo", es que nos lo celebremos, aplaudamos, reconozcamos, valoremos. Todo es un logro y tú eres el único juez que debe consentir. Sé justo contigo mismo y apruebate que lo estás intentando y eso, en nosotros, es conseguirlo.
Recordaremos las ideas de este denso post, una a una.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Seguro que no eres psiquiatra?
Por cómo hablas parece que sabes más que ellos, pero a mi me gusta.
Dani

estela dijo...

Ja, ja, ja, no, no soy psiquiatra, no. Pero me tengo muy conocida ya a la depresión. Un día le planté cara y aunque la guerra ha sido dura y alguans batallas me ganaba y otras lo hacía yo. Al final la victoria ha sido mía. Resulta que es una abusona, que juega con nuestro miedo, pero en realidad, no vale nada esa tía-depresión.

A por ella, que no es más que un fantasma, alimentado por todos.

Un abrazo,
Estela.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Galilea dijo...

De verás que hasta ahora, nada que haya leído en libros (escritos por expertos, tú no lo eres o al menos eso dices) o en internet, me han producido tantas ganas de luchar como este blog. Y llevo nada menos que 20 años con episodios más o menos intermitentes de depresión.
Mis más sinceras felicitaciones por la calidad, no exenta de buen humor, con la que has escrito esta ayuda. Para mí es mejor que la de muchos y muy reconocidos psiquiatras. Enhorabuena de corazón¡¡¡¡¡ Yo ya estoy manos a la obra para salir de aquí cuanto antes. Muchas gracias y un abrazo Estela.

Estela dijo...

HOla Galilea,
he eliminado la entrada que hiciste como anónimo porque estaba repetida.

Muchas gracias, hombre, o mujer, así da gusto, y dan muchas más ganas de seguir adelante, contando todo lo que sé sobre nuestro enemigo común, una enfermedad que lastra, pero con curación segura, a base de lucha continua, de cercarla, de conocerla, de tener claro que queremos ser quien somos...de nuevo.

Un abrazo y bienvenido, qué maravilla de comnetario, hijo ppio.

Anónimo dijo...

mmm... ufff perdona que haya tardado tanto en escribirte en el blog estela, pero es que la verdad, hay veces que la informacion es buena (saber lo que nos pasa, no me refiero a todo lo que cuentas que es acertadisimo! jaja) pero la sobreinformacion no tanto, acabamos con mas lio en la cabecita si cabe eh! jaja.
A ver, dejaré mi granito de arena por aportar o al menos lo intentaré vale?

He repasado varios puntos y te diré los que veo mas importantes y porqué.

-Los pensamientos repet/negativos: son los que nos hacen no ver la verdadera realidad, los distorsionan todo, van relacionados directamente a la pregunta/s que te haces después... "éste soy yo? si yo antes no era así!!!, no quiero ser asi", y la tremenda para rematarlo... "voy a acabar asi? para siempre?" conclusion a la que llegas: "vivir la vida así no tiene sentido, para qué?"

Ésta enfermedad, y como muy bien dices es para valientes (aunque todas lo son en cierta medida). Tener ésos pensamientos continuamente en la psique y no poder pararlos en todo el dia,y a la postre intentar llevar una vida mas o menos "normal", con la energia que ello conlleva luchandolos... si, es de valientes, muy valientes.

Así que muy bien estela por comentar ése punto. Gracias.

-Conectarse a uno mismo: otro tema que da en el clavo. Somos nosotros o no somos nosotros, éste soy yo o no... Pues dijeramos que sí y no. A ver como me explico... Somos nosotros pero enfermos, pero no vamos a quedarnos en éste estado para siempre de los tiempos. Acaso estabas así (sentias, te emocionabas, reias, disfrutabas, etc..) antes de tú depresion? cfreo que no verdad?
Muy bueno éste post respecto a la respuesta y posibles soluciones que le das, (es lo que trato de hacer siempre que puedo) cuando estoy trabajando, en mi vida del dia a dia, intento eso del "aquí y ahora". El presente es el único tiempo el cuál puedes manejar, controlar, pon toda tu atención en lo que haces, hablas (conversacion con la gente,conocidos o no...)mira bien a los ojos de la otra persona y deja el miedo y la angustia de lado, intenta con todas tus fuerzas mantener la serenidad y ser tú. A veces se podrá, otras...no tanto, te sientes raro a que si??? bueno....es normal,poco a poco. En ésas veces que puedas verás resquicios de ti, de tú yo verdadero en ésa conversación por breve que haya podido ser.

Éstos puntos son los que veo clave, aunque es mi vision, otros/as verá mejor otros, como no somos diferentes, y gracias a Dios!!! jajaja eso nos hace a cada uno especial e interesante, no?

Aps... Estela, creo que no he visto nada sobre nuestro dialogo interior, como poder recuperarlo o algo del estilo, no sé para ti o para los demás pero yo solía hablarme mucho interiormente en plan... "comentando la jugada" (jajaj)como...: "bueno...y que hago ahora? asi! iré ver a fulanito a ver como le va y como le ha quedado la tienda, y joder...si veo algo que me gusta...venga si! cuando acabe ésto pa allá voy." y ahora ese diálogo interior sólamente sale cuando escribo. Curioso que muchos "psicos" aconsejen escribir sobre los que nos pasa no?
Pues eso, a mi en particular, en mis dias medio malos me convierto en automata, liquido la faena que me queda y de vuelta a casa, en silencio casi total...y tambien es algo (bastante) frustrante.

En fin... Te dejo por hoy Estela y a todos/as, bastante tocho he dejado jajaj

saludos y animo, adelante todos.

ivan

Estela dijo...

hola Ivan,
gracias por tus palabras de aliento, seguiremos todos adelante, claro que sí.

Sobre el diálogo interior, te cuento. La mente necesita estar muy limpia para que quepa. Es decir, cuando piensas en lo que vas a hacer déspués es que no tienes ningún problema en qué pensar, estás tranquilo. Para eso no te tienen que invadir las rumias o pensamientos reiterativos. Para eso puedes estar triste pero no preocupado por ello. Para eso no tienes que tener miedo, sino fe en que puedes seguir ganando terreno. Los pensamiento repetitivos se pueden eliminar practicando y claramente, una vez que cesan, aunque sean segundos...te sientes mejor. Cuando acaba tu preocupación, cabe lo que tú llamas diálogo interior.

Un abrazo y bienvenido

lidy dijo...

claro que sabe más que cualquier psiquiatra sobre la depresión porque la ha vivido y la ha superado... y te admiro ojala yo algún diia sea la mitad de fuerte que tú y pueda superar esta tristeza :(
nadie que no haya pasado por esta terrible y dolorosa enfermedad sabe de verdad lo que es la depresión.. ni siquiera un psiquiatra
un abrazo enorme para todos!
Lidiia