lunes, 26 de octubre de 2009

mi amiga la melancolía


Recuerdo que empecé a decir esa frase al hablar de cómo estaba con alguien cercano. Estoy bien, con mi amiga la melancolía. Aquello no era algo malo, todo lo contrario. Era un modo de tomarme muy en paz mi estado de ánimo. De hecho, fui capaz de disfrutarlo y encontrarle sus ventajas. Por ejemplo, estaba más sensible, lo cual puede ser malo si se convierte en susceptibilidad, pero muy bueno si vas a un museo o ves una peli de cine. Que vas a llorar, pues sí. Pero por qué te lo vas a tomar a mal?
Aprendí a disfrutar aquello. A ver si consigo explicarlo para no parecer una masoquista y sobre todo para que os pueda servir. Ya estamos en fases más avanzadas, ya no siempre estaba mal. Pero si paseaba con alguien y no me encontraba del todo animada no lo consideraba algo malo, simplemente era así.
Por ejemplo, si estás cansado le dirías al de tu lado: pues hoy estoy cansado. Y conocerías perfectamente sus síntomas, lo que supone y no te preocuparías en absoluto. Seguirías haciendo cosas aunque sabiendo que estás algo cansado.
Pues es algo así. Yo estaba melancólica...que suena y es mejor que triste. Y no me importaba, lo dejaba ser. Ya que donde miras, crece. No pensaba hacerlo crecer preocupándome por ello.
Todo lo contrario, lo que hacía era seguir viviendo con una sonrisa, ya que aquella sensación se convirtió en amiga mía: mi amiga la melancolía.
No era mi enemiga, no me hacía ni mal ni bien, me hacía más tierna, más sensible y lo aprovechaba para mirar al cielo, sentir lo bello que puede ser todo, etc. Lo utilizaba para cosas bonitas. Así, lo que tomaba importancia no era la melancolía, sino aquellas cosas bellas que hacía mientras la tenía. Así, tener melancolía no era malo, acababa siendo agradable...entiéndeme. Sabía que era algo natural, de lo que no me tenía que preocupar y que me permitía hacer cosas agradables que yo provocaba, que me gustaban, cosas tranquilas, cosas bonitas. Por eso no era nada malo estar melancólico...triste?

Este es un paso más, hacerte amigo de la melancolía. Seguro que tienes algún amigo un poco pesado, un poco hablador, un poco pesimista. Y le das de lado? Igual le aguantas sabiendo como es. Pues esto era igual, a veces venía a verme mi amiga la melancolía y yo la acogía con una sonrisa. Admitiendo tranquilamente que .... ella es así.

11 comentarios:

Jorge Luis dijo...

Es verdad. Muy lindo el blog, siempre lo leo y me baso mucho de el para aprender y seguir adelante. Saludos.

Estela dijo...

Gracias Jorge Luis,

me alegra de que te sirva. Para eso lo hacemos.

Un abrazo

LUCY dijo...

Estoy exactamente en esta fase,en la q me peleo con la melancolía, intento hacerme amiga,pero no me cae bien,le tengo miedo.pero si que a veces disfruto de su compañía.
Poco a poco ire dándole la bienvenida,hasta que venga en son de paz.
Muy buena perspectiva. Parece q adivinas como me siento,voy avanzando a la vez que el blog.

Estela dijo...

me alegra que te esté sirviendo el blog, Lucy.

Déjala pasar, déjala estar, tú en tu casa, es ella la que viene de visita, pero llevándote bien con ella no sientes que pierdes quién eres.

Poco a poco, eso es. Vas muy bien.

Bien venida de nuevo,

confetinporta dijo...

me encanto tu comentario!, eso lo entendia y lo utilizaba para dar buenos consejos; cuando estaba triste y los daba mas sinceros y profundos... ahora creo sufrir de un poco de ansiedad pero ya la comprendo y no me desanimo, solamente con mis recaidas

vale maravillozo blog!

LUCY dijo...

Gracias Estela, es una pasada que respondas a los comentarios, ayuda un monton. Nos haces sentir arropados.
Ya te contare.

cris dijo...

Muchas vezes me viene a visitar esa amiga, la melancolia, tenemos que ser buenas amigas por que sino mal

Cyrano dijo...

Pasaba por aquí, ningún teléfono cerca y no lo pude resistir... ¿será melancolía? jejeje

Un besazo.

Estela dijo...

Pues me alegra, me alegra que pases por aquí y que dejes huella, hombre.

Un besote grande,
Estela.

Carlos CP dijo...

Estela yo también considero que aceptar las emociones y no evitarlas es bueno, ¿pero de que manera explicarías que eso funciona? GRACIAS y me está interesando mucho el blog.

Estela dijo...

HOla CArlos, bienvenido al blog.

te puedo contar lo que yo he vivido, que básicamente ya está explicado en el post. La cuestión es que cuando le pones luz a lo que te ocurre, pesa menos. Esos miedos, fantasmas, resistencias también a vivir lo que nos está ocurriendo, lo hacen todavía más dificil. Comprender, tolerar e incluso hacerte amiga de tus emociones te da tranquilidad y te permite vivir mejor la melancolía.

saludotes,