lunes, 6 de octubre de 2008

Soy alguien enfermo, no alguien débil

El mayor lastre de la depresión es la carga social que lleva consigo. Cuando lo que se sufre es una enfermedad de cualquier otra índole, como puede ser hipotiroidismo, diabetes, hernia, incluso cáncer (todas ellas terriblemente paralizadoras de la vida rutinaria en su estado más grave), la sociedad comenta: -qué mala suerte y qué bien lo lleva, porque es duro.
Cuando lo que tienen delante es alguien que sufre depresión, el comentario más común es: - qué persona más débil. ¿Pero por qué te lo tomas así? Si es que siempre estás igual. ¿Por qué no reaccionas de otra manera? Sé algo más fuerte.

Esa forma de ver la situación la tienen incluso nuestras personas más cercanas. Lo que intentan con esos comentarios es ayudarnos, darnos su solución. Que esos comentarios estén muy lejos de la realidad que sentimos posible, es porque no entienden que lo que padecemos es una enfermedad "del ánimo".

Ese sería el primer paso para todos, para nuestros familiares, para la sociedad que castiga al triste y, sin lugar a dudas, para nosotros mismos. Si el propio deprimido consigue comprender que sólo está enfermo de algo DE LO QUE NO ES CULPABLE, se sentirá mucho mejor, al menos, aliviado.

Imagínate a la gente, familiares incluidos, diciendo a un diabético: - ¿pero por qué tienes el azúcar tan alto, qué débil eres, no tengas esa forma tan especial de asimilar los alimentos, hombre? ¿Verdad que resulta ridículo? Pues igualmente lo es lo que nos dicen a nosotros.

7 comentarios:

ciam dijo...

Es verdad siempre se nos dice que tenemos que ser fuertes y enfrentarnos a nuestros problemas...como sino lo hariamos.
HAce un rato le escribia a una chica: no somos debiles, somos fuertes, como se explica vivir todos los dias de nustras vidas sin expectativas de que mejore si fueramos debiles, ¿como levantarnos de lacama con el mundo abrumador del depresivo y seguir dia tras dia intentandolo?. Muchas veces se esta en el mismo infierno tratando de salir con uñas y dientes...Si se pudiera por un segundo traspasar nuestras emociones a aquellos que no estan enfermos, ahi se daria cuenta lo fuertes que somos.

Altea Gálvez dijo...

hola ciam, pues sí, yo también creo que no todo el mundo sería capaz de vivir así, que esto está hecho para fuertes, incluso para gente especialmente sensible, lo cual es otra cualidad bastante importante.

Lo que nos importa ahora es que de esto se puede salir, se puede controlar, como el que aprende a manejar caballos desbocados...cuando menos, se puede mejorar.

Un abrazo y bienvenido.

cristina dijo...

Hola a todos.
Soy nueva en esto, es la primera vez que sufro esta enfermedad y me identifico plenamente con vustros comentarios, todo el mundo te dice lo msmo, pero ¡anímate hombre! eso son cosas tuyas, no pienses... y cosas por el estilo y no ayuda mucho la verdad, a mi al menos me hace sentir peor, más culpable.
Yo si he perdido mucho tiempo intentando saber por qué me ha pasado ésto, y aún a veces lo hago. Gracias a Dios cuento con mi pareja que me escucha y me tiene paciencia, pero temo cansarle, lo peor es que a veces siento que le fallo, que no hago las cosas bien... no se espero que de verdad se salga de ésto.
Un saludo y muchos ánimos.

cristina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Estela dijo...

HOla Cristina, bienvenida, espero que aqui encuentres respuestas. Si quieres también puedes plantear cuestiones que te preocupen. Date tiempo y sobre todo, confía en ti.

Puedes aslir de ahí,

Un abrazo

maria jose dijo...

Hola llevo arrastrando la depresión mas de un ño y sigo mal. Soy madre de dos hijos. Mi maridlo tiene mucha paciencia conmigo pero yo siento que no voy a poder salir de esto. Me culpabilizo de todo y soy incapaz de encontrar un sitio en el mundo laboral. Tengo la memoria fatal y la sensaicón de no ser capaz de aprender nada. Me siento culpable de dejar a mis hijos al comedor, todos los dias me dicen que no quieren ir. Ahora estoy trabajan en un comedor escolar donde no van mis hijos y la verdad es que preferiría comer con ellos en casa, hacerles las comidas que les gustan como antes. Estoy leyendo los comentarios y estoy empezando a comprender y creeer que de ver esto es una enfermedad que he sido muy reacia a tomar medicación, al principio la tomé pero luego la dejé. Necesito ayuda y alguien que me comprenda porque al final añ la gente la acabas cansando y eso áún te hace sentir peor. Todos mis sentimientos son de baja autoestima,me comparo con todo el mundo, me siento con una tristeza y debilidad para todo. Es como si hubiera perdido la capacidad de amarme a mi mismo y a los que me rodean y eso aún duele más. Hoy me acabo de hacer análisis y la semana que viene tengo cita con el médico. Por favor espero que alguien me conteste, necesito contactar con personas que hayan pasado por esto. Gracias.

Estela dijo...

Hola M. José, el único modo que tengo de contestarte es a través de los comentarios. No has dejado dirección de correo ni nada parecido para escribirte.

No te preocupes, sé que ahora estás mal, pero de verdad que se sale. No pierdas la esperanza, todo lo contrario. Ahora sabes que hay un modo de salir, aunque aún no sepas exactamente cómo. Lo importante es que sigas los pasos que hemos dicho en tu interior. Que no te castigues ni te culpabilices. A uno le pasan cosas, enfermedades, circunstancias...la depresión es una de ellas. Te puedes sentir bastante mejor, la medicación ayuda, la terapia también y, sobre todo, tu forma de mirarte a ti misma. El hecho de que te convenzas de que no tienes la culpa de nada es fundamental. Y también que decidas que estás harta de estar así. Aunque no sepas cómo, que quieras cambiar esto es muchísimo. La próxima vez que llores, aunque no tengas fuerza te vas al baño, te lavas la cara y te pones a hacer algo diciendote...voy a ganar yo.
Si quieres seguimos hablando, sé que esto es terriblemente dificil, es ganarse a sí mismo y está muy poco comprendido. Pero se puede, tú puedes. Yo creo en ti y si tú lo haces ya somos dos, poco a poco, todos los demás también lo harán. Seguramente, tienes a tu alrededor más gente de la que ves.
Los escalones no se suben de tres en tres. De momento, no te sientas sola, no te eches la culpa de lo que sufres, y empieza a creer y decicir que vas a mejorar.
Un abrazo,
Estela.