jueves, 24 de junio de 2010

primero planifica tu día, luego planifica tu vida.

piensa cómo quieres que sea tu día, hazte un planning general. Primero supón que todo es posible: cualquier horario, cualquier actividad. Escríbelo de forma esquemática.
Ahora adáptalo a tu día normal. Puede que tengas que modificar algún horario, alguna costumbre, pero es para hacer exactamente lo que quieres.

Que te apetecería leer el periódico por la mañana, busca un hueco en el trabajo para hacerlo, llegando quince minutos antes, por ejemplo, o hazlo en el metro. Que quieres desayunar sano, bien te lo preparas la noche antes, bien te lo vas comiendo durante el principio de la mañana, algo en casa, algo al llegar al trabajo, algo a media mañana, hasta completar tu desayuno.
Que te apetece hacer ejercicio, busca dónde, seguro que hay un sitio cerca del trabajo. Que quieres sacar tiempo para leer, planifícalo. Todo se puede, luego lo harás exacto, lo harás regular, pero te acercarás mucho más a tu día deseado.

Un día elegido es un día satisfecho. Un día conocido es un día tranquilo. Cambia el hago todo lo que debo por el hago lo que quiero y dejo unos ratos para hacer lo que debo, que seguramente lo estoy haciendo también por algún motivo importante para mí. Y, por supuesto, en lo que no puedas cambiar, modifica tu actitud. El tiempo con los niños, hazlo tiempo disfrutable, el tiempo cocinando, hazlo tiempo creativo. Que suena a revista facilona, pues no lo es. Es tu vida y puedes ponerla bonita.
Sólo el hecho de imaginar ese día tan chulo ya te hace sentir bien. Todo lo que consigas de él, mejor para ti. Te hará sentir que te estás ocupando de ti, que eliges lo que haces, no sólo te dejas arrastrar por el día a día. Esa es una actitud general que nos vendrá bien tomar al enfrentarnos a la vida. No me dejo llevar, no sobrevivo; vivo.

Poco a poco, y siguiendo un esquema similar, podrás hacer lo mismo con tu vida entera, planifícala. Dibuja la que sería tu vida ideal pensando que todo es posible. Después ve ajustando esa idea a lo que ya puedes hacer y decide ir a buscar aquello que preferirías tener, bien en lugar de lo que tienes, bien además de lo que tienes. No se trata ya de hago esta actividad por la mañana, me apunto a esto que tanto disfruto o quedo más con tales personas que son las que me gustan. Se trata de prefiero este trabajo, prefiero estos amigos, prefiero esta casa, o me encanta este hobby y no lo voy a dejar aparcado. Se trata de quiero ser esto, de quiero vivir así. Es una planificación de vida, más que una planificación de día. Pero haber practicado con tu día te dará la satisfacción y la constumbres suficientes para hacer lo que deseas o lo que más se aproxima a ello con tu vida entera. Te sentirás mucho más cerca de ti soltando lastres que llevas soportando mucho tiempo, ya de forma inconsciente y siendo aquello que quieres ser.

4 comentarios:

anita cisternas dijo...

Hola!! esto de planificar mi día es lo que más me está costando en estos momentos... sigo sin entusiasmo para hacer cosas... me doy cuenta que no puedo hacer proyectos ni a corto ni largo plazo.
Trato de vivir el día a día, escuchando música, viendo alguna película que me levante el ánimo o me ayude a estar bien, leyendo, entreteniéndome en internet.
Con mucho esfuerzo y la ayuda de mi hijo estoy saliendo a la calle a realizar trámites. Parezco campeona haciéndolo pero me cuesta muchísimo sobre todo EMPEZAR, SALIR...
Me doy cuenta que no tengo constancia, logro empezar algo y al poco tiempo desisto. Lo que he logrado es no angustiarme cuando dejo algo, cosa que hasta hace poco me deprimía mucho sintiéndome super culpable! Esto logrado me alivia... quiero seguir adelante, quiero permitirme darme tiempo para lograr planificar mi día!! soy muy impaciente... y llegar hasta acá me llevó 5 años!! o sea un tiempo más, mal no me va a venir si me tengo paciencia... deseo ardientemente poder PLANIFICAR aunque sea mi día... luego como vos decís, vendrá la planificación mayor la de mi vida..
Tan claro en mi mente pero... lograrlo me es difícil!!

Un abrazo. Ana

Estela dijo...

Hola Ana,
no sé si te has leído el blog desde el principio. Es muy importante para ti. Puede que aún no estés en esta fase de planificar tu día, pero desde luego es una luz para mirar hacia delante para ti.
Me alegra mucho que hayas conseguido darte tregua si no realizas algo, me entusiasma que seas capaz de salir a la calle con tu hijo. Aplaúdete por dentro cada vez que lo hagas, campeona.
Puedes ponerte, si te apetece, pequeños objetivos a conseguir. Cosas que aún no te salgan o te cuesten y sean factibles, no te pidas la luna, vale? Cada vez que los consigas te premias, te pones un positivo en un post-it que tengas a la vista...o algo así. Y si algunas veces no lo consigues, no pasa nada. El mero hecho de intentarlo es un gran avance.

Un abrazo Anita. Qué bien lo estás haciendo.No dejas de luchar por ti.

cristina dijo...

Hola,
primero de todo te queria dar las gracias Estela.
Por leerme y contestar los mensajes, la verdad que tus mensajes hacen reflexionar mucho, estuve unos días pensando, y me leí el blog des del principio, en muchos escritos es lo que pienso y siento.

Se que soy joven (23años) y que puedo tirar adelante, eso lo pienso en los momentos buenos; pero despues ya me vienen los pensamentos negativos y no hay forma de pararlos, y mira que lo trabajo con los psicologos... pero debo ser yo.... hace tanto tiempo que no me quiero, que me destruyo por la mínima cosa... que creo que ya es normal y creo que lo anormal es lo bueno.... estoy echa un lío.

Nose porque estoy aqui, si hago sufrir a la gente que me quiere, y me pongo irritable con ellos, y yo no quiero gritar... antes no era así, era tant distinta... es que me doy asco.... y no quiero estar aquí... no quiero vivir... nose hasta cuando aguantare...
Mi familia, cuando me ven mal sufre, hace tiempo que estan sufirendo por un ser menospreciable... no se como me pueden querer... cuando estoy con ellos intento fingir, ponerme como una mascara para que se piensen que estoy bien, y q el tratamiento farmacologico y teraoeutica va de maravilla.. pero cuando estoy sola me hundo a lo más profundo.

Muchas gracias y perdona por el escrito. Besos.
Cristina

Estela dijo...

HOla Cristina,
qué alegría verte por aquí. Me encanta que escribas, no pidas perdón por ello, cuentes lo que cuentes.
Oye, eso de ser un ser despreciable de dónde te ha salido? Lo sé, lo sé, se llama asco secundario, yo lo padecí durante un tiempo. Lo que vives, esa dificultad para sentirte bien, te hace creer que eres alguien poco válido. Ya has leído en el blog que tú no tienes la culpa de tener esta enfermedad, no la has elegido. Si te quitas esa culpa todo pesará menos. A partir de ahí, se trata de encontrarse lo mejor posible, sobre todo intentado que tus pensamientos sean justos contigo.
Si no te quitas la culpa, te crees alguien poco válido y eso te provoca un sentimiento de rechazo hacia ti. Sin embargo, si te das cuenta de que tú no has elegido esto y de que estás luchando mucho por salir de ahí, lo consigas más o menos, te conviertes en una valiente. Más valiente aún cuando menos lo consigues y sigues ahí, luchando. Observar esta situación desde fuera te hará que desaparezca el rechazo hacia ti.
Cambia tu idea sobre ti, por fa. Cuesta un poco, eso está claro, pero es más justo contigo sentirte alguien que no para de intentarlo con una enfermedad muy jodida.

Un abrazo, seguimos todos aquí, contigo.