viernes, 11 de junio de 2010

A CARGO DE LA SITUACIÓN

Cambiar de la posición de víctima de algo a la de estar a cargo de nuestra propia situación, aumenta positivamente lo que pensamos de nosotros mismos.

Haciendo todo lo que hacemos para mejorar, saber quién somos, qué nos ocurre y por qué y hacia dónde ir, nos sentimos dignos y guapos.

Es importante hablarnos con sinceridad, al menos a nosotros, buscar qué sentimos de verdad, si nos ocurre algo que nos tenga tan triste y con esa visión fea de nosotros. Seguramente haya algo que arreglar, que reconocer. Seguramente hayamos vivido algo duro, algo que no nos merecíamos, seguramente nos hemos creído lo que el otro nos ha dicho o no nos ha reoconocido.
Puede que por eso nos veamos poco válidos y que sentirnos poco válidos nos haga enfadarnos con nosotros, o darnos rabia o rechazo. Si eres capaz de conocer y reconocer esto, comienzas a ganar control sobre ello. Normalmente el origen está en una experiencia desafotunada, con la que tú no tuviste nada que ver. No la provocaste.
Reconoce tu enfado y tu tristeza, de otro modo no podrás salir del todo de ahí. Ahora cabrá la compasión por ti mismo, entender que lo has pasado mal, pero reconocer que no has dejado de luchar, verte un valiente. Esto transforma el autorechazo en auto-aceptación y auto-apoyo.

Hasta ahora evitabas los sentimientos de malestar y te sentías fuera de control, hundiéndote en la depresión y ansiedad. Ahora ya eres más fuerte, puedes ser consciente de lo ocurrido, de lo que sentías por ti, de que no eres culpable, de que has luchado mucho, sentir tu rabia y tu tristeza sanamente, a las que tienes derecho y de ahí sacar la tranquilidad, la verdad y el apoyo a ti mismo.
De ahí saldrá una fuente interna de auto-validación. Yo valgo, yo merezco ser valorado. Tengo amor para dar y merezco ser amado.
Una vez que has reconocido y sentido que te sientes roto en pedazos, puedes empezar a hacerte cargo de tus sentimientos. Buscar los vínculos que necesites, reparar las carencias vividas, creyendo en ti.
Enhorabuena

8 comentarios:

Cristina dijo...

Hola, he estado luchando durante 1 año entero por la depresion mayor y trastorno de ansiedad que padezco, pero ahora ya estoy cansado se me me terminan las fuerzas, y pienso q lo mejor, seria desaparecer de este mundo, morir, suicidarme.... lo siento mucho pero ya no puedo más...

luis dijo...

Hola, me llamo lucho, muchas gracias por las palabras, me ayudan mucho, hace 3 meses que mi ex novia me dejo de un momento para otro y quede devastado.. he sufrido de angustia y depresion durante los ultimos 3 meses ya que ella no definia su situacion conmigo, hace 1 semana me llamo y termino mis ultimas esperanzas, simplemente me dijo que me dejo de amar, asi que cambie la angustia solo por tristeza, yo realmente la amaba y teniamos planes. Ahora gracias a mis amigos estoy saliendo del hoyo, gracias a Dios que los puso en mi camino, es muy cierto cuando dices que debemos dejar de ser la victima, esa situacion de victima no me ha ayudado en nada, de nada me han valido los ruegos y suplicas, solo me hundia y humillaba mas.. ahora salgo mucho con mis amigos, voy al gimnasio, al cine etc, ahora importo yo.. mi familia me apoya mucho, gracias por esa labor altruista que realizas.. si puedo contribuir en algo les puedo decir que no se encierren en sus pensamientos ni recuerdos, ni imaginen situaciones, es lo peor que pueden hacer, por que NO es la realidad, la realidad es lo que ha pasado y lo que pasa y debemos sacar lo mejor de nosotros para estar bien.. otra cosa que me alivia mucho es ayudar a otras personas con problemas mas graves que los mios.. eso es magico!! ver su sonrisa a pesar de sus graves problemas, es mi ejemplo para seguir caminando..

un abrazo a todos!!

Estela dijo...

Hola Cristina,
espero llegar a tiempo. Sé que sí. No sé si te servirá saber que casi todos aquí hemos pasado por ese momento tuyo. Es el mayor peligro de esta situación.
Estás tomando medicación? En tu caso sería absolutamente necesario. Estás yendo a un terapeuta? Necesitas soltar lo que tienes ahí dentro y darte cuenta de todo lo que vas a perder realmente como no des una patada en el suelo para empezar a salir del fondo, aunque sea poco a poco.
Qué importa la gente? qué importa qué piensen de ti? Lo que importa es que dentro de ti tú sabes que hay alguien que realmente merece la pena y si le conocieran de verdad se quedarían alucinados. Ahora no tienes fuerza pero es porque has desistido de ser quien eres, porque has creído una versión de otros y te han convencido de que lo que estás sintiendo es culpa tuya, que no eres fuerte, que no vales. No es así, eres tan valiosa como los demás, posiblemente más porque tú sabes lo que es luchar y ellos no.
Busca dentro de ti ese trozo de ti misma que aún sabe lo que vales, fíate sólo de él y comienza a andar, sal de la duda, del pensamiento que te atormenta, que como dice Luis son falsos, fantasmas. Léete este blog desde el principio. Lucha porque mereces la pena. A mí me gustas, a nosotros nos gustas. Y a ti también, aunque mucho de ti diga que no, algo dentro de ti sabe que eres bonita, que mereces la pena.
Lucha tú por ti, limpiate la cara, levántate y anda, aunque sea a rastras aún...no dejes de andar.
Esa que aún brilla en un rincón de ti se hará grande y dominará tu interior. A mí me gustas, a nosotros nos gustas.
Un abrazo.

cristina dijo...

Hola Estela, gracias por tus palabras.

Si que sigo atención medica. Mira haze 1 año me diagnosticaron depresion mayor con tr. ansiedad, y empeze tratamiento pero todo fue hacia abajo y en diciembre del año pasado hasta mayo de este ano he estado ingresada en un HDA, para controlar mejor. Creo que estoy super medicacida, la ultina q me han puesto en plenur, podriamos decir q de estado de animo con este medicamento va mejor. Pero los pensamientos, sentimentos de culpa, sensibilidad, irritabilidad, ansiedad eso no se ba. Tambien eestoy con terapeuta. y hace 10 meses k estoy de naja laboral.

Pero ya estoy cansada de todo, ya no quiero luchar más, no soy suficiente para este mundo.

Estela dijo...

Querida Cristina,

igual este mundo no es suficiente para ti, que no es exactamente lo mismo. Cuando uno es idealista y cree en cosas que no se dan tan a menudo, acaba siendo él el que sufre. Pero en realidad puede que tú seas la válida, no el mundo este mundo o esta manera de vivir que ahora crees la única.

Tiene algo de bueno esta situación en la que te encuentras y es que ya no puedes perder más. Así que puedes atreverte a probar algo distinto, sin riesgo.
Puedes, por ejemplo, olvidarte de todo, empezar de cero, hoy, ahora, y dibujarte la vida a tu manera.
De momento una pequeñita, una en la que emepcemos a quitar esos pensamientos que no nos dejan respirar, ni hacer nada más.
El resto irá poco a poco. La culpa, la debilidad, la irritabilidad son lo menos que puedes tener según la visión que ahora mismo tienes de ti misma. Lo que ocurre es que esa visión no es cierta. Tú vales mucho, muchisimo.
Pero tu cabeza no te deja pensar.
En uno de los textos de este blog, llamado los pensamientos repetitivos, explico, más o menos bien, cómo se puede ir parando ese pensamiento. Se trata de la atención selectiva. De elegir aquello a lo que prestas atención. Verás Cristina, ahora mismo tu cabeza es como un tio vivo o un caballo desbocado. Tienes que coger las riendas y dirigirla, primero poco a poco, luego más, porque ahora mismo tus caballos están acostumbrados a hacer lo que quieren dentro de ti. Están como niños sin educación, asalvajados y tratándote mal, sin darse cuenta.
Tú debes ahora coger las riendas, como puedas, de esos caballos que hay en tu interior volviéndote loca. Tú, aunque aún no lo sabes, eres el conductor de esos caballos, y poco a poco te sentarás en tu sitio y dirigirás. Ahora es suficiente con que tú misma vayas aprendiendo que la locura que hay en tu cabeza la vas a parar. Ahora es suficiente con que consigas desde ese alboroto, agarrar las riendas, aunque de momento no puedas conseguir que los caballos hagan lo que tú quieras.
Haz lo siguiente: coge un libro bonito, agradable. Coge un cronómetro o un móvil. Siéntate tú sola a leer. Coge tu atención y ponla sólamente en lo que lees. En el momento en que vuelva el pensamiento repetitivo para de leer. Cuenta cuántos segundos han pasado, posiblemente sólo sean dos o tres.
Comienza otra vez, céntrate sólo en la lectura, para cuando te descubras pensando en lo de siempre, cuenta el tiempo. Será algo mayor.
Sigue así un rato. Lo que quiero que veas es que tú puedes controlar esos pensamientos maleducados, malacostumbrados, dejados a su antojo.
Los vas a domar por la fuerza, quieran o no. Proponte sólo este ejercicio: ser capaz de que tu cabeza piense en lo que tú quieras. Se empieza por lo que te he dicho del libro. Si consigues centrarte sólo en la lectura unos minutos ya eres una campeona y te aseguro que ese día tus caballos interiores han aprendido algo: aquí mandas tú.
Practica y practica hasta que seas consciente de que lo que te ocurre es que has dejado que tu cabeza camine a lo loco por tus pensamientos negativos. Esos pensamientos no son ciertos, tú no eres tan fea como crees, todo lo contrario, eres una mujer valiente luchando por sí misma. Algún día ese será tu pensamiento.
De momento, simplemente leyendo, demuestra a tu cabeza que aquí mandas tú.
Y lee este blog desde el principio, habla de la culpa y de la enfermedad. Te vendrá muy bien.
Cuéntame, vale?
Sé lo que estás pasando y lo mejor que te puedo decir es que yo salí de ahí.
Un abrazo, de corazón. Yo creo en ti, nosotros creemos en ti.

anita cisternas dijo...

Hola Estela!! me encanta tu forma de expresarte, tu visión de las cosas... y más aún sabiendo que has pasado por los mismos estados que muchos de nosotros.
Lo que dijo Cristina me resulta muy conocido, ha sido compañero de camino mucho tiempo... Me siento muchísimo mejor, voy saliendo... con pensamientos más positivos, sin presionarme, sin tanta angustia y sin tantos bajones...
Estoy contenta de todos los logros alcanzados... de vez en cuando me da temor de perder el camino y volver atrás pero sigo con mi terapia, y me sirve lo suficiente para darme cuenta que si caigo puedo levantarme cada vez más rápido... si retrocedo es solo un paso cuando había avanzado 5... a mi terapeuta le digo que es mi bastoncito para poder caminar... o sea CAMINO. Ya no me arrastro en este mundo del que no entendía nada y del que no me sentía parte.
Me doy cuenta que me falta mucho aún por andar y que necesito ayuda.
Pero estoy aprendierndo a valorarme, a quererme, a sorprenderme, a disfrutar y sobre todo a reir!!!!
Gracias por todo, me haces bien... hasta pronto. Un abrazo

Estela dijo...

Enhorabuena Anita cisternas,

ese es el camino. Eso es, lo has encontrado y ahora sólo tienes que seguir andando por él.

Enhorabuena!!

estefunny dijo...

Hola Estela,

He llegado aquí por azar, buscando respuestas a este profundo malestar... como muchos otros a los que he ido leyendo.
Solo queria decirte que este espacio que has creado me parece extraordinario, hay algunos posts realmente excelentes y me ha asombrado profundamente tu constancia, empatia y dedicación con las personas que han ido apareciendo por aquí. Realmente cuesta de entender como alguien como tu, con esta asombrosa capacidad de analizar, darse cuenta y "ver" puede llegar a caer en una depresión. Das muchas claves y lo haces desde la serenidad lo que me parece precioso y tremendamente alentador. Es muy bonito ver los tesoros que has sabido rescatar del fondo del mar! Por eso, aunque pueda parecer duro, si tu depresión ha servido para que te animaras con el blog y compartiendo tu experiencia pudieras ayudar a otras personas, bienvenida sea tu oscuridad y la luz que arrojaste sobre ella para alumbrar un poquito el camino colectivo.

Muchas gracias por haber dedicado parte de tu tiempo a esto. No sabes como de bien me ha sentado leeros.

Un fuerte abrazo y mucho valor.

Estefunnytrying