viernes, 31 de julio de 2009

vacaciones

Bueno, en todo hay que tomarse vacaciones.

Ahora toca época de relax, y aunque no olvidemos nada de lo aprendido, y lo tengamos en cuenta de modo importante, también debemos aprovechar las épocas en las que uno no se dedica a nada especial, o hace justo lo que más le gusta: las vacaciones.

También podemos tomarnos vacaciones para sufrir. Estos días voy a estar tranquilo...todo lo tranquilo que pueda. Ojalá sea así.

Yo también me tomo unos días en el blog. Lo aviso por si no aparecen de momento publicados ni contestados los comentarios. Nos vemos a la vuelta que será pronto.

Un besote y mucho ánimo a todos.

14 comentarios:

Sirius3j dijo...

...disfrutalas, lo mereces :)

₪ Judas ₪ dijo...

Hola, me hubiera gustado dar con este blog mucho antes, pero pues malamente dí en su momento de break, ojalá tomen su merecido descanso y vuelvan a retomar esto, pues a mi me gustaría fuese algo más interactivo. Saludos desde saltillo méxico. =)

Fiorella Salazar Berlanga dijo...

Hola Estela, deseo que disfrutes de tus vacaciones, siempre es bueno romper con nuestras actividades habituales y sumergirnos en otras nuevas, disfrutar con la libertad que amerite el momento, desconectarnos y hacer de nuestro tiempo algo óptimo.
Un abrazo, FSB.

Estela dijo...

Gracias a todos. Vuelvo pronto.

un beso

Mariola dijo...

Hola, realmente ha sido un descubrimiento navegar y encontrarme con este blog, pues la propietaria se expresa con sabiduría y exquisitez. Bueno, me ha gustado sobre todo lo relativo a lo "cíclico de la vida" pues me quedan restos de sintomas depresivos y uno de ellos, es esa rueda de que como "estoy cansada siempre y desvitalizada"apenas hago. Muy bueno , me ha valido, esa metáfora que has usado con la máquina de escribir: Si lo practicas, si eres constante, se instaura en ti.
Graciassssssssssss muchas.

Andres dijo...

a pasarlo bien y gracias por tus comentarios

Estela dijo...

Gracias a ti Mariola,
bienvenida. Practica e instaura.

Un besote a ti también Andrés.

Mariola dijo...

Hola a todos:
me gustaría saber si a alguno/a le ha sucedido cómo gestiona lo de sentirse víctima, si lo expresa con quien lo hace, si no lo expresa como lo revierte en otra cosa... yo tengo ese mal hábito, el de sentirme víctima y necesidad de sentirme escuchada, alentada, mimada...pero no puedo, porque no es plan, quejarme con la gente que tengo más cercana...y no puedo dejar de encontrar razones, digamos subjetivas, para quejarme y sentirme mal ante situaciones cotidianas normales... Un abrazo, espero respuestas. Gracias Estela.

Estela dijo...

HOla Mariola,

necesidad de sentirnos alentados, escuchados y mimados tenemos todos, eso no es malo. Es normal. Para eso están algunas personas cercanas, familiares, posible pareja, etc.

Eso no tiene que ver con sentirse víctima. Ahí no te hagas problema.

dices: " no puedo dejar de encontrar razones para quejarme y sentime mal ante situaciones cotidianas". Bueno, en cuanto a andar contando lo que sentimos, elige con quién. No a cualquiera, pero puede haber alguien similar o pasando cosas parecidas que entienda que, aunque en principio parezca que todo es normal, tú tengas motivos para sentirte sólo regular, y te escuche tranquilamente, y sobre todo te entienda. Alguien que haya pasado depresión, alguien más sensible, alguien más comprensivo.
NO pasa nada por decir, no estoy bien del todo.., ando negativa..., pero pienso ganar yo. Eso te lo entenderán.

El punto real a trabajar, si es que te ocurre, es el de sentirte víctima. No pasa nada por querer mimos y atención, no pasa nada por hablar de tus inquietudes, problemas, etc, con quien sepas los va a entender. Sí pasa si tú ves negativamente todo lo que ocurre, si crees que eres la persona que peor está del mundo, si crees que todo lo que te pasa es malo, aunque no lo sea. Eso sí es sentirse víctima.

Mi recomendación es primero que lo sepas. Como en todo, ser consciente de ello hace las cosas más pequeñas y que tengamos cuidado con ellas. Segundo, te aconsejo que analices fríamente tu situación personal, tu situación de vida. Párate y piensa qué va tan mal. Escríbelo, aunque sean varias cosas. Ahora, de nuevo con ánimo de lucha y de vencer, intenta arreglar cada una de ellas. Eso es transformar los fantasmas en realidades. Eso es sitiar aquellas cosas de las que uno se puede quejar, las que DE VERDAD van mal. Verás que son menos de las que pensabas y por tanto, te quejarás menos de tu vida, la verás más limpia. porque tendrás acorralados los verdaderos problemas. Y lo que no hayas escrito, es que va bien.

Tercero, cuando uno pasa depresión piensa mucho, eso hace que acabe siendo un poco el ombligo del mundo, porque pensamos mucho en nosotros, en lo que nos pasa. MIra a tu alrededor y date cuenta de que cada uno lleva su vida, todos con sus problemas, con sus luchas.
No sólo a nosotros nos ocurren cosas. Te ayudará a verte más normal, más como todos, gente que lucha en un día a día. Te sentirás menos víctima, posiblemente.

Cuarto, puede que todavía sea un síntoma de depre, tómatelo con calma y trabaja en ello desde las pistas que ahora tienes. INtenta sentirte mejor, haz cosas agradables, piensa en lo próximo que vas a conseguir y no en lo que no tienes. Cuenta en positivo, no en negativo. Llena tu haber y ten claro tu debe, para irlo reduciendo cada día.

Espero que algo de esto te sirva,
Un abrazo y adelante. VAs muy bien.

Fiorella Salazar Berlanga dijo...

Hola Estela!!!

Me agrada leerte y nuevamente tenerte por este espacio compartiendo tus opiniones, experiencias y conocimientos. Es muy asertivo lo que expresaste al decir: “Sé indulgente, como lo serías con otros, posiblemente”, hoy tuve una de esas tardes laborales algo tensas, donde quizás la falta de información o comunicación de grupo atrae muchas veces malos entendidos y uno puede caer en el error de sentirse disgustada por las situaciones vividas, cuando terminé de leer tu texto lo relacioné con un libro que leí titulado: Desde las estrellas “mensajes celestiales” de Sergio Bambarén…. Un cometa que enseña al Sol que el amor es lo más importante en la vida. Una mariposa que tarde en su vida descubre que la verdadera belleza es la que reside dentro de uno. Un niño que quiere volar y tocar las estrellas… Con estas sencillas pero profundas historias, el autor trata de dar una gran lección de vida que no debemos olvidar: “Ten cuidado en como ves el mundo, porque el mundo será exactamente como lo veas”.

Un abrazo 

Mariola dijo...

Hola

Que alguien que no me conoce de nada se tome su tiempo para dedicarme lo que piensa y siente...ya es útil y válido. Gracias.
te doy la bienvenida a tu blog, pues veo que ya has regresado, estás en activo...
entiendo lo de sentirme víctima, veo a los demás y no creo que yo esté mal...tiene que ver más con lo de sentirse un poco el ombligo del mundo, que a veces se muestra como puro egocentrismo y otras como necesidad de demandar afecto llamando la atención, con excesiva labilidad y vulnerabilidad. Soy consciente, lo llevo a raya, solo que cuando se me desboca aparecen de nuevo los fantasmas del pasado.
Un saludo desde Canarias.
Gracias.

Estela dijo...

HOla Fiorella,
el tipo de lecturas que recomiendas con muy sensatas y nutritivas. Voy a colgarlas entre las de la página, por si le pueden servir a alguien más.
Posiblemente yo también lo lea. Me encantan los cuentos...sobre todo llenos de mensaje.

Es muy agradable tenerte entre nosotros, siempre.

Un abrazo.

Estela dijo...

Hola Mariola,
saludos desde Madrid. Bien que lo tengas a raya. Estupendo, lo más estupendo, que lo detectes en cuanto empieza y pases a la acción.
Enhorabuena por lo bien que vas, y en lo que yo recuerde o pueda analizar desde la experiencia, aquí me tienes.

Un abrazo.

Cara de Luna dijo...

Hace unos dias descubrí esta página, estoy muy contenta de haberlo hecho, ya que cuando tengo momentos de bajón la consulto sin dudarlo, está siendo como mi libro de cabecera :)
No sé en que fase de la depresión estoy, supongo que en la segunda. Todo se me hace cuesta arriba, la mas mínima cosa parece que sea subir al Everest, me canso y me aburro de siempre los mismos pensamientos y mismas sensaciones.
No me apetece nada quedar con nadie, tan solo con persona muy muy cercanas ( y no siempre) solo me apetece estar con mis padres...
Me da miedo que me digan cosas que no quiero oir, me da miedo que me den ganas de llorar, me agobia que se preocupen por mi, sé que es de agradecer pero me agobia pq me siento mal. Tengo duadas sentimentales y eso me está matando :( me veo a punto del precipicio, no encuentro pq luchar. Tan joven y tan vieja.
Un gran abrazo a todos