jueves, 25 de junio de 2009

jueces sin licencia

Ahora, en esta situación algo borrosa, aunque cada vez con un poco más de luz, con un poco más de seguridad, y siempre con el deseo de "voy a seguir, voy a salir del todo"..., somos muy vulnerables.

En estos momentos no somos personas seguras de nosotros mismos, aunque queden parcelas de nuestra personalidad que sabemos que hacemos bien, en general, no pisamos fuerte. Ello es debido a que sufrir esta enfermedad, y achacarla a nosotros mismos, habernos creído culpables de ella, nos ha hecho pensar que hay algo mal en nosotros, que somos débiles, no nos gustamos o gustábamos, por ello, y eso provoca inseguridad.

Ya sabemos que eso no es así, que precisamente al aguantar esto y seguir adelante, lo que somos es muy fuertes. Pero nuestra psique aún está un poco dañada. Y la sensación de "no confiar del todo en nosotros", de no pisar fuerte, de "puede que tengan razón", de voy a ir haciéndolo como creo pero bajito, sigue aún ahí. No pasa nada, debemos consentírnosla, pero solo un poco.

Es decir, está bien que comprendamos que aún estamos curando y por eso estamos inseguros, y que no nos reprendamos por ello. Sin embargo, es bueno tenerlo claro para no dejarnos llevar por cualquier opinión, sobre todo hecha hacia nosotros. De otro modo, en nuestra situación, podríamos seguir la corriente sobre cosas que no nos gustan, o hacer aquello que no nos apetece, simplemente por inseguridad. Podríamos dejarnos influir por una opinión desafortunada sobre nosotros, por un reproche, por una incomprensión, hecha sin licencia, y sentirnos mal por ella.

Por eso, es importante que sepamos que somos vulnerables ahora, influenciables; eso hará que lo seamos un poco menos, que hagamos más caso a lo que nosotros mismos pensamos o sentimos, que a lo que nos dicen o piensan los demás. No se trata de convertirnos en intransigentes, ni de llevar desde hoy siempre la contraria, ni de no aceptar el consejo de alguien que nos aprecia.
Se trata más bien de saber cómo estamos y valorar muy bien todo lo que nos llega.

Si no consentíamos a nuestros pensamientos tener siempre la verdad, menos se lo vamos a permitir a los ajenos. Que nos juzguen sin licencia no está consentido, sobre todo para decirnos, lo mal que lo estamos haciendo. Y sólo nosotros podemos hacer que no nos afecte, comprendiendo que no conocen la totalidad de lo que nos ocurre y por eso nos juzgan mal.

Del mismo modo, también estamos algo sensibles a las buenas palabras. Sólo como prevención, cuidado con engancharnos a alguna persona concreta que se ha dado cuenta de que nos vienen bien las buenas palabras. Hay gente, incluso colectivos, que saben aprovechar cualquier ocasión de alguien que pasa por un mal momento.

Cuanto más consciente seamos de cómo nos encontramos, mejor lo manejaremos.

10 comentarios:

LUCY dijo...

Llevo un año en terapia por haber sufrido depresion en diferentes momentos de la vida.Ahora tengo 30 años y llevo un año en terapia con un profesional que me esta ayudando a conocerme y deshacerme de todo lo que me hace daño. En 4 meses deje la medicacion, y ahora ya tengo bajones muy pequeños , pero cuando estoy bien siempre creo que no voy a caer jamas y cuando vuelvo a caer sufro, me canso, se me hace largo y mi pareja que siempre ha estado ahi , y me ayuda y apoya, noto que tembien esta cansado. Se que es el ultimo esfuerzo y que queda poco y que despues de los infiernos que hemos vivido esto no es nada, pero sigue siendo duro.
Alguien que me pueda dar un consejo? No me siento fuerte.
un beso

Estela dijo...

HOla Lucy,

El consejo que yo te puedo dar es que no te fijes en que te caes de vez en cuando, sino en que cada vez te caes menos. Las recuperaciones de estas enfermedades son lentas, como lo fue su entrada en ellas.
Lo importante no es que no estés perfecta, sino que has comprobado que se puede salir, que son una tela de araña definitiva.
Eso es lo que tienes que mirar cada vez que tropieces. Piensa positivamente, bueno, sé que pronto estaré bien.
A mí también me servía echarle mucha voluntad, decirme arriba, venga, oblígate a hacer cosas normales...y tiras para alante.
En otras ocasiones, si es algo concreto lo que te ha hecho caer, una situación con alguien cercano, por ejemplo, a mí me sirven dos cosas:
una hablarlo, aclararlo y se me pasa inmediatamente...eso me sirve además, para ver que no me ocurre nada, simplemente ha habido algo que me ha sentado mal, y nuestro erróneo aprendizaje sobre los hechos pasados hace que tendamos a culparnos por sentirnos mal...aunque tengamos una causa real. Ahí fuérzate por analizar las cosas con justicia hacia ti. No pasa nada...sólo ha ocurrido esto y si fuese otro el disgustado o triste lo vería normal...
La otra medida, una vez localizado qué te ha hecho caer, es darle la vuelta, de nuevo no ser negativa, confiar en mí y en los demás, que es algo que cuesta tras esta situación. Sonreir y decirme...todo está bien, todos fallamos a veces, y no pasa nada.

MIra Lucy, la vida cambia según tú decidas mirarla. Decide que sea bonita, no hagas mucho caso a las cosas que no te gusten, o decide no volverlas a vivir...limpia tus gafas oscuras y aprecia todo lo bueno que sí hay.
Nuestra voluntad es el volante de nuestra serenidad y alegría interior.
Un abrazo.

Andres dijo...

buenas, he leido algo de tu blog.
a mi lo que me gustaria saber que es lo qeu he hecho mal cuando se que no he hecho nada mal, tal vez sea verdad qeu de asco por naturaleza.

hoy cumplo 25 años solo me ha felicitado mi madre, no hemos hecho nada para el cumpleaño, lo he pasado encerrado en casa, la depresion hoy ha hecho ondear su bandera.

sinceramente esta tarde solo pienso en meterme un cañonazo, mira, estela si de verdad doy asco y nadie me quiere prefiero meterme ese cañonazo de verdad y acabar con todo de una vez, ya ves, imaginate un dia asi como lo he pasado, pues imaginate lo demas y lo peor de todo es que siempre he intentado ser lo mejor posible, pero mira todo como se agradece, muchas veces pienso que si hubiera sido un hdp todo hubiera sido mejor.

solo necestiaba desahogarme, un saludo

Anónimo dijo...

Hola otra vez:
Hoy es un día distinto para mí. Despúes de diez meses de duro trabajo a razón de ocho o diez horas semanales, mi ángel de la guarda ha dedicido que comencemos una nueva etapa. Es el momento de dejar la muleta en la que me he apoyado todos estos meses e intentar dar por mí misma los primeros pasos, aunque sin alejarme mucho, como los niños pequeños.
Al principio he sentido un miendo terrible, "no quiero volver al submundo", le he dicho a "J" y él me ha contestado, "yo creo en tí".
Así que desde hoy comienzo una nueva etapa en la lucha, y por el momento me tiemblan las piernas. Lo que tengo claro es que no puedo echar por tierra todo lo trabajado y que tampoco le he de defraudar. Me premiaré los días en que salga victoriosa y me permitiré ser más benevolente conmigo los días que no tenga tanto éxito. Y seguiré quemando etapas en esta pelea sin cuartel hasta que un día sea capaz de decir adiós a mi muleta, para siempre. O......¿quizás la necesite de por vida???.
Un saludo afectuoso.
Yo seguiré por aquí.
Gracias.
Yerbabuena

Estela dijo...

Para Andrés,
Espero que sigas por aquí, porque aunque lo del cañonazo o variantes del mismo, seguro que se nos han ocurrido a todos alguna vez...no merece la pena.
Dicen los que creen en la reencarnación, que te toca volver otra vez y con mucho más lastre vital por haberte arrancado algo que no es del todo tuyo: la vida...así que no sé yo.

Mira, todos intentamos hacerlo todo bien, de ahí partimos. Ser un hdp, como tú dices, no creo que te hubiera dejado la conciencia tranquila. Ese es nuestro reto, no dejar de ser nosotros, nuestra naturaleza, a persar de lo que se sufre por esto.

Andrés, léete el blog desde el principio, se puede salir de ahí. Hay problemas muuuyyyy grandes, pero también somos mucho más fuertes de lo que creemos.

Aquí hay un montón de consejos, y comenterios de gente que está como tú. También hay enlaces a foros donde puedes hablar con otros sobre el tema.
Sal de ahí, aunque sea poco a poco. La clave está en luchar.
Los días especiales este monstruo viene a por nosotros con insistencia, nos dice mira lo más que te va, nos pone un marco a la evidencia...pero no tiene razón.
Son un día más. En tu mano está que tu cumpleaños dure todo el año y que muchos de esos días sí merezcan la pena.

Comienza, en tu caso, por hacer esa lista de cosas que cambiarías...date cuenta de cuántas dependen de ti, intenta no darte lástima a ti mismo, (es difícil), y empieza a luchar por ser todo aquello que puedes llegar a ser y que tienes dentro.
Esa persona que intenta hacerlo todo bien.
A mí me gustas, así de entrada.
Un abrazo y aquí estamos para lo que necesites.

Estela dijo...

Para Yerbabuena,
Enhorabuena, eres un crac, vas fenomenal. Me alegra que J. esté contigo.
NO tengas miedo, esa es una de las mayores máscaras de la depresión. La situación impone, pero tú, sabiendo que la depre se alimenta del miedo, aunque estés temblando por dentro o sin ganas, sigue andando, sigue andando....ella se marcha siempre. Si tú sigues adelante, un paso tras otro, aunque a veces parezca que no puedes o estés triste, verás como siempre vences.

Enhorabuena de verdad y sigue por aquí que nos hacen mucha falta las palabras de personas que lo van consiguiendo.

Un abrazo.

LUCY dijo...

GRACIAS ESTELA POR RESPONDER TAN PERSONALIZADAMENTE. ESTO ES UN LUJO.ACEPTARE DIAS NO TAN BUENOS E INTENTARE VERLOS DESDE OTRO PRISMA. YA LLEGARAN LOS FRUTOS... SEGUIRE LUCHANDO DESPACITO...

Estela dijo...

A por ello Lucy, bienvenida al blog.
Esta es tu casa.

nines dijo...

A mi me detectaron la depresión hace un mes. Yo no creia que lo que me pasaba desde hace meses pudiera ser esto.Cuando me lo dijerón me hundí, estuve llorando 3 dias.El médico me mandó pastillas y me dijo que mejoraría.Me mandó tambien al psiquiatra, como no me había hecho mucho me mandó otras mas fuertes y tranquilizantes para la ansiedad. Se pasa muy mal, la familia no entiende, ahora mi marido me "deja en paz", ya no me presiona para que salga de mi tristeza, como si se pudiera salir tan fácil. Ahora es muy pronto, y la verdad que mejoría no he notado mucha, pero lo que sí tengo claro es que quiero salir de mi enfermedad y que no soy culpable de lo que me pasa.La culpabilidad me la quité cuando me detectarón la depresión, antes sí que me sentia culpable. Soy una persona que siempre he sido muy dura conmigo misma y hace unos años superé mi autoestima que la tenía por los suelos con ayuda médica, pero salí. Ahora tambien quiero salir de esta depresión, pero soy impaciente por naturaleza y eso me crea ansiedad. Entiendo a todos por lo que están pasando, de verdad que es duro, muy duro cuando te da el "bajón", así lo llamo yo.No puedes ni respirar de la angustia que tienes y de los lloros que no puedes evitar. Y cuando estás con la familia y te lo quieren arreglar con un vete de vacaciones y se te pasará, ya no sabes ni que contestar.No son conscientes de lo que es, porque la crisis cuando llega la pasas sola y no te ve nadie.
Gracias por este espacio, sé que me queda mucho para vencer la enfermedad, pero lo conseguiré! Animos a todos y mucha fuerza.

Estela dijo...

Hola NInes,

está genial que quieras luchar y que tengas claro que no eres culpable. Ahora sólo recordarte algo...saber que es una enfermada no nos escusa para dejarnos llevar. Eres fuerte, intenta, sabiendo que esto es duro y que ejercitar su control cuesta, ponerte una meta, y ve a por ella. Por ejemplo, cortar los lloros si es que no te gustan. Te vas a tu habitación, lloras un rato si te hace falta, te levantas, te lavas la cara y sigues adelante. Cada vez llorarás menos. Cada vez controlarás mejor y cada vez te estarás un rato tranquila, pensando...y poco más.
enhorabuena por tu fuerza y a por todas, pero paso a paso, esto se consigue lentamente, sin forzarnos, pero sin dejarle ganar.
Un abrazo.