viernes, 20 de marzo de 2009

Fortalecer nuestra musculatura interior


Tenemos que ser conscientes de algo que es poco conocido, hoy por hoy. No sólo se puede ejercitar y fortalecer nuestro físico, también es posible trabajar nuestros músculos interiores. Sí que podemos constatar que en épocas de nuestra vida nos hemos sentido más "fuertes", seguros, firmes...que en otras, es decir que sí que hemos estado más en forma unas veces que otras, "por dentro". Eso demuestra que, efectivamente, existe una musculatura interior, de carácter, podríamos decir.

La clave está en saber cuáles son esos músculos de dentro, los que no se ven, en los que se apoya nuestra personalidad y nuestras actuaciones diarias. Pues bien, eso depende un poco de cada persona. Cada uno tiene que trabajar más una parte u otra de su "cuerpo". Unos quieren sacar gluteos y otros creen que ya tienen bastante, otros tienen fuerza en los brazos, pero no en los abdominales...es decir, cada uno se conoce y sabe qué parte prefiere fortalecer de sí mismo. Tampoco hay un patrón de perfección. Ni un brazo enorme ni uno flaco es lo ideal. Hay que tener en cuenta qué le gusta más a cada uno. Todo está bien, mientras a ti te parezca bien.

Con nuestra personalidad pasa igual, cada uno trabaja lo que cree necesario. Las claves, los músculos, las zonas de trabajo son: la voluntad (fuerza de), la serenidad, la paciencia, la capacidad de reflexión, la capacidad de empatía, la tolerancia a la frustración (reacción ante lo no conseguido), la fe en uno mismo, la fe en los demás, la capacidad de lucha, la asertividad (o capacidad de decir lo que sientes con tranquilidad y sin apabullar), la organización personal, etc, etc. La lista es tan larga como la de nuestros músculos anatómicos.

Todo eso se puede trabajar, se puede fortalecer, poco a poco, como todo. A cada uno le vendrá bien una cosa, o dos, o diez. A cada uno le correrá más prisa algo... lo importante es ser conscientes de que se puede fortalecer nuestra "musculatura interior".

Muy importante: saber esto no significa sentir que somo débiles porque no tenemos algo desarrollado o porque EN ESTOS MOMENTOS no nos sentimos Sansón. No perdamos de vista a los mensajes que nos enviamos. Acaso alguien acusa a una persona por ser delgada? Acaso un joven normal no ha llegado a ser un fortachón, precisamente por lo que se ejercitó por encima de otros muchos que no trabajaron tanto, aunque tenían mejor base muscular? Acaso a alguien que está flojo por haber pasado una enfermedad le hace alguien sentir culpable por tener que ir a rehabilitación? Pues no nos lo hagamos nosotros. Hemos descubierto una herramienta, el paracetamol, las galletas para diabéticos, algo así, no una forma de echarnos tierra encima.

Esto es un reto, una gran posibilidad, en realidad lo es para cualquier persona y en cualquier situación. En épocas de la antigüedad como en la gran Grecia, Esparta o en el Antiguo Egipto se enseñaba a las personas a trabajar su interior, a la vez que su cuerpo. Todo nuestro ser es igual de importante.

¿Cómo lo hago? De momento, sigue tomando conciencia de lo que lees, de lo que quieres y de lo que es posible. Todo va quedando en ti y haz ejercicios hacia lo que deseas, hacia la concentración, como hemos explicado, hacia la capacidad de trabajar...ponte a ello, es el modo más sencillo de empezar, ejercítate. Lo más importante es que irás cogiendo confianza en que se puede ir hacia donde quieres, basándote en tu voluntad. Hay que trabajar, querer y creer en ello.
Sé que son ideas nuevas muchas de estas. Según vayan calando en ti, serán más posibles: Puedes trabajar tu musculatura interior, puedes ser tú pero más moreno, sin canas, con lentillas, con ropa más moderna. ¿A que eso ni te lo pensarías para mejorarte a ti mismo? Pues también puedes ser más tranquilo, más paciente, más comprensivo, más animado, más templado, más lo que quieras.

A ponerte guapo, desde dentro.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

HolA Estela:

eS VERDAD lo que dices, hay que fortalecer la musculatura,porque despues o durante la convalecencia se puede recaer.
Recuerdas mi post en el que decia que ya estaba apta para trabajar, pues ahora en mi empresa deciden que no pueden contar conmigo , me dan vacaciones y me pagan el salario de 2 meses, sin tener que ir a trabajar, porque segun ellos soy una excelente profesional, pero me tienen que hacer indefinida y no pueden arriesgarse a que vuelva a recaer algun dia.
Me he sentido tan mal, como si fuese una apestada o llevase en la frente escrito TENGO DEPRESION.
Que poca comprension hay en nuestra sociedad hacia esta enfermedad. El 1º dia llore mucho de rabia, pero se que tengo que ser fuerte y no dejarme vencer, hare lo que dices fortalecer mi interior.

muchas gracias Estela

COCOL

Estela dijo...

HOla Cocol,
Sí, es así, es uno de los motivos por los que hago esto, porque no hay conciencia social, no entienden que con esto se pasa mal y que uno necesita comprensión en cada etapa y más aún cuando ha vencido.

Mäs que nunca tira para alante, ponte al día, ponte guapa además, aprende cosas, aprovecha este tiempo que te han dado para ser aún más fuerte, aún más capaz, por un lado por ellos, y por otro, por ti.
Un abrazo campeona.